¿QUE NOS MUEVE? SALARIO O PROYECTO

 

¿QUÉ NOS MUEVE? SALARIO O PROYECTO

 

Resulta difícil resolver el dilema de si es preferible trabajar en algo que no nos gusta demasiado, pero bien remunerado, o si es mejor tener un empleo seguro que nos satisfaga plenamente, aunque esté peor retribuido

Antes de nada, hemos de tener en cuenta que nos va a aportar mayor felicidad laboral y para ello deberíamos tener en cuenta el impacto a medio y largo plazo de los diferentes factores al analizar de la oferta.

La última encuesta de ADECCO sobre “la felicidad en el trabajo”, analiza cuales son los factores para ser feliz en el trabajo y el resultado fue:

  1. Buen horario
  2. Buen ambiente
  3. Buen jefe
  4. Buen salario
  5. Realización personal
  6. Desarrollo de las habilidades
  7. Adecuación entre formación y funciones
  8. Cercanía al lugar de trabajo
  9. Reconocimiento
  10. Beneficios sociales

 

Como podemos ver, el salario se encuentra en la 4ª posición y debemos añadir que los expertos calculan que la motivación extra que proporciona un aumento de sueldo dura tan solo 3 meses.

Por tanto, deberíamos de considerar antes de tomar cualquier decisión otros aspectos como:

  • ¿Donde me sentiré más comprometido?
  • ¿Qué empleo me permite diferenciarme del resto?
  • ¿Qué trabajo comporta más desafíos?
  • ¿Qué compañía está más alineada con tus valores y tu propósito a largo plazo?

 

Lo ideal es tener una compensación adecuada a la contribución de cada uno, ya que muchos problemas vienen de salarios que no son sostenibles en el tiempo, creando “jaulas de oro”.

¿Cuándo está una persona adentro de una jaula de oro?

Cuando trabaja en un lugar en el que le es cómodo, donde tiene un alto sueldo, los mejores beneficios en cuanto a horarios y todo tipo de beneficios que otras empresas no tienen. Pero también este trabajador no tiene espacio donde crecer, ni incentivos para hacer un trabajo excelente y no tiene aspiraciones más allá de hacer lo mínimo necesario para mantener su empleo y los beneficios que cuelgan con él.

Por tanto, podemos decir que la compensación como la felicidad en el trabajo se deben enfocar de forma global. Parte de la felicidad en el trabajo la aporta la retribución, pero también están otros factores como:

  • El jefe
  • Los compañeros
  • La cultura corporativa
  • La cualificación del empleado (muchos desempeñan tareas para las que están sobrecualificados, y esto causa frustración).

 

Además, la empresa debe contemplar al profesional de una forma global. Debe resolver los asuntos de la vida personal, y buscar el equilibrio. Muchas compañías solo se esfuerzan en hacer feliz al empleado en la oficina, pero este también tiene una vida personal. No se debe enfocar todo hacia la productividad, y debe llegarse a un compromiso en el trabajo.