Si tú me dices emprender, lo dejo todo

Si tú me dices emprender, lo dejo todo
Hace una semana nos iniciamos en este mundo de los emprendedores. Creamos Improof, nuestra propia consultora en gestión de Recursos Humanos. La dimos a conocer a nuestro circulo más cercano, pero nos encanta la idea de poder ampliar su presentación a todos vosotros.

Pero ya que hablamos de emprendedores nos gustaría compartir nuestra primera publicación hablando de las competencias que definen el espíritu emprendedor.

Hemos seleccionado 9 competencias básicas, según nuestro entender, que muestran las personas que deciden aventurarse en un nuevo proyecto profesional:

1.- Iniciativa. La proactividad es una característica personal que define al emprendedor. Se trata de anticiparse a los problemas, buscando y creando nuevas oportunidades constantemente, estableciendo estrategias para eliminar procedimientos o procesos que pueden llegar a perjudicar el negocio o proyecto, todo ello con una visión a largo plazo.

2.- Autoliderazgo. El emprendedor debe conocerse a si mismo, conocer sus fortalezas y áreas de mejora. Aprender a identificar sus estados de ánimo y las consecuencias que éstos pueden tener en su comportamiento. Marcarse objetivos, manteniendo altos niveles de rendimiento y calidad y con el deseo de superar estándares propios, mejorando el desempeño pasado.

3.- Perseverancia. La persistencia es vital en cualquier proyecto, no solo a la hora de emprender. Para alcanzar cualquier objetivo es necesario que seamos persistentes, de otro modo abandonaríamos al mínimo obstáculo. Cuando se alcanza el éxito debemos seguir trabajando con el mismo empeño. Es importante no confundirnos con la tozudez, porque debemos tener en cuenta otras posibilidades o alternativas, aprendiendo de los errores pasados

4.- Visión Global. Una visión global permite al emprendedor tener en consideración todos los factores que participan e interfieren al proyecto. Esta perspectiva ofrece más información y sirve para alertar sobre posibles riesgos.

Debemos tener la capacidad de ver más allá de lo que estamos creando, nuestro negocio, producto o servicio… Ver y controlar factores como la competencia, la demanda, otros negocios que puedan impulsar al tuyo, el mercado a futuro, entre otros aspectos importantes.

5.- Adaptación al cambio. La capacidad de adaptarse a los cambios nos acerca más al éxito y a la supervivencia de nuestro proyecto. La idea inicial del proyecto puede ir mejorándose a medida que se pone en práctica. El emprendedor debe ser flexible para saber adaptarse a un entorno cambiante.

Lo cierto es que el éxito lo encontrará a medida que vaya realizando mejoras en sus estrategias e implementando cambios apropiados. Una persona que no tenga la capacidad de adaptarse a los cambios o se agobie ante nuevas situaciones no podrá emprender un negocio con éxito.

6.- Autoconfianza. Es la capacidad de tener seguridad en la destreza propia para afrontar distintos retos. El emprendedor con una alta autoeficacia se siente más seguro y se implica más en las tareas cuyo éxito le aporta mayor reconocimiento. Evita el temor al riesgo y hace que el emprendedor se centre en los beneficios que presentan las oportunidades.

7.- Trabajo en equipo. Fomenta la creatividad y la innovación. Cuando todos sabemos qué hacer y conocemos el impacto de nuestras acciones se producen nuevas e innovadoras ideas que son parte esencial del crecimiento

8.- Comunicación. Esta habilidad es muy amplia, por este motivo, hemos decidido centrarnos en la Asertividad y la Capacidad de negociación, ya que son habilidades fundamentales para cualquier emprendedor.

Asertividad es la capacidad de expresar tus necesidades, sentimientos y deseos de manera clara, apropiada y respetuosa. La capacidad de negociación implica saber escuchar de forma activa, empatizar con tu interlocutor, analizar la situación y tomar una decisión final que satisfaga a las partes

9.- Autocrítica. El emprendedor debe aprender de los errores, corregir o atenuar las debilidades y aprovechar las oportunidades de aprendizaje y crecimiento

Solo con una visión constructiva, el emprendedor, podrá superar los errores más comunes: olvidarse de la competencia y no informarse de lo que no sabe.

Así como, nuestros logros anteriores serán también la base del conocimiento para orientarnos hacia un futuro exitoso.

Olga Lladó y Robert Serrat, Partners de Improof – Driving Better Talent